Nuestros Estudiantes

En Yurupary conviven sin discriminación personas de diversas edades, niveles socio-culturales y creencias religiosas o políticas, cuya actitud alegre, juiciosa, positiva y abierta, determina el estilo de vida en la institución.

Quien llega a Yurupary, se sorprende del ambiente acogedor que aquí se respira, en gran parte producido por la modalidad de la Educación para el Trabajo y el Desarrollo Humano, en la cual la responsabilidad de desarrollar los procesos académicos, reposa íntegramente en el estudiante sin la presión de exámenes o calificaciones.