Acelera tu carrera con 2 súper competencias

En un mundo competitivo y acelerado, tener una ventaja puede ser la llave que nos abra las puertas para ingresar al siguiente nivel. Todos queremos demostrar experticia, habilidad y alto potencial, pero es difícil saber por dónde iniciar, (hasta hoy) que conocerás las claves para construir una mentalidad ganadora y modificar estructuralmente el cerebro con la práctica deliberada de 2 súper competencias.

La mayoría de las personas que cuentan con un adecuado nivel de habilidad y motivación tienen un buen desempeño en el día a día, bajo condiciones normales; pero es cuando las condiciones cambian rápidamente y debemos enfrentarnos a circunstancias impredecibles o estresantes, que podemos demostrar nuestro talento y aplicar las súper competencias; para esto quiero que pienses en una situación extrema, por ejemplo un neurocirujano que tiene que enfrentarse a una hemorragia en medio del procedimiento, un piloto de carreras que tiene una falla en el automóvil a 200 kilómetros o un ejecutivo en una reunión que debe sustentar su punto de vista de manera impecable, ante una junta altamente exigente. Cada uno de estos momentos pone a prueba las 2 competencias que están cambiando los resultados de las personas ordinarias y haciendo que su rendimiento sea superior a los del común.

Las súper competencias de las que estamos hablando son: la flexibilidad cognitiva y la inteligencia emocional plena, ambas protagonistas en la manera en que logramos pasar de reaccionar a responder, teniendo el control de nuestras emociones, gestionando las funciones cerebrales superiores y saliendo victoriosos de tan retadoras experiencias, todo esto gracias a la activación del pensamiento adaptativo.

El pensamiento adaptativo ha sido estudiando ampliamente por el investigador y experto Anders Ericsson, quien ha dicho que el pensamiento adaptativo implica la capacidad de “reconocer situaciones inesperadas, considerar varias respuestas posibles y decidir cuál es la mejor”, todo esto de manera rápida pero no impulsiva, lo cual tiene una gran correlación con las expectativas existentes ante las personas de alto rendimiento.

Cómo mejorar las súper competencias

Como toda habilidad para lograr tener un nivel sobresaliente de desempeño, es necesario incorporar unos minutos para la práctica y un poco de esfuerzo sostenido y en poco tiempo, vemos cómo se impulsa notablemente el rendimiento.

Cada uno de los siguientes ejercicios fortalece el cerebro y preparará la mente para dar respuestas de nivel superior:

Defina espacios de trabajo profundo:

El desempeño de alto rendimiento es tan exigente cognitivamente, que requiere de la mayor capacidad de atención que podamos dedicar si queremos obtener los mejores resultados, por esto necesitamos blindarlo de distractores, de forma que podamos ejecutar la tarea y monitorear la calidad que estamos teniendo, desafiando nuestros límites y haciendo que nuestro nivel atencional se amplié y se adapte a un nivel más alto de exigencia.

Una técnica que recomiendo en mi libro Cerebro productivo, es realizar trabajo profundo en bloques de tiempo medianos de máximo 30 minutos para iniciar, en los cuales nos desconectamos del mundo y nos sumergimos en lo que hay qué hacer, activando todo nuestro poder de enfoque; repitiendo esta actividad frecuentemente vamos a tener unas redes neuronales fuertes que nos permitirán ser enfocados, lo cual es invaluable en esta época de adicción a la distracción.

Ejercite el pensamiento divergente:

La segunda súper competencia es la flexibilidad cognitiva, entendida como la capacidad de cambiar de manera adaptativa de idea o comportamiento para adaptarse a cambios inesperados en el entorno.

La triste realidad es que no nos educaron (al menos en mi generación) para pensar de manera divergente, alternativa y "los rebeldes" éramos vistos como bichos raros porque no pensábamos "normalmente", sin saber que cuando somos capaces de ver desde otras perspectivas la misma situación, estamos activando el músculo creativo, el cual es determinante en la adaptación a cambios inesperados durante una tarea de alta exigencia, pero no se preocupen, aún estamos a tiempo para revivir esas pobres redes neuronales y hacer que sean súper poderosas.

Para fortalecer la flexibilidad cognitiva, hay varios ejercicios que están validados por la neurociencia y que podemos llevar a cabo de manera sencilla:

  1. Elije un objeto común cuando te sientas bloqueado o estresado, que es lo contrario a efectivo y estratégico, por ejemplo elige un clip de papel. Coloca un temporizador de 5 minutos y escribe rápidamente tantos usos alternativos como puedas.

Yo encontré por ejemplo:

  • Abridor de tarjeta SIM del celular
  • organizador de cables
  • Moldeador de plastilina
  • Uniendo varios hacer un soporte para el celular
  • Limpiador de espacios en el teclado
  • Porta velitas de incienso
  • y muuuuchos más.....

2. Nuevas ideas cada día

Durante una semana elegir una categoría cada día o un problema y buscar 5 nuevas ideas para resolverlo.

  • Escribir las ideas en un trozo de papel.
  • Leerlas y escribir nuevas ideas que surjan.
  • Recuerda, solo son nuevas ideas, no te critiques, piensa que estás entrenando para encontrar una valiosa.

3. Debate creativo

Lee un artículo, noticia o idea y debátela mentalmente, busca elementos de peso para cuestionar el punto de vista del autor, este ejercicio además de fortalecer la creatividad, te permite ser consciente cuando surge solo un pensamiento automático sin ningún tipo de evidencia sobre su veracidad.

Una vez al día identifica qué pensamientos automáticos están atravesando por tu mente y rápidamente encuentra 3 pensamientos alternativos; por ejemplo te piden ir a la oficina de recursos humanos, el pensamiento automático sería: "estoy en problemas, hice algo mal", los pensamientos alternativos pueden ser:

  • En recursos humanos pueden tener un tema de mí interés.
  • Tal vez quieren un aporte desde mí área
  • Qué interesante conocer a las personas de recursos humanos

Ser más conscientes de nuestros ritmos y estilos de desempeño, aprovechando las capacidades de nuestro maravilloso cerebro y administrándolo efectivamente, son la verdadera clave para incrementar la calidad en lo que hacemos.

Por Blanca Mery Sánchez

Tomado de Linkedin